dimecres, 6 de juny de 2018

Fins aqui RENЯAC per la nostra part.

Ha estat un plaer compartir l'experiència amb els alumnes i mestres que han participat, amb l'Óscar López i la Marta Molina. 
Us deixem aquest article que ens mostra la història de la nostra escola. 

Josep Carner, del ladrillo al libro


Esta es una historia real. Los hechos que se relatan tuvieron lugar aquí mismo, en nuestro barrio, en nuestro colegio…

— Mama, com és que el meu col·le té una xemeneia?

—Doncs, perquè abans de ser una escola va ser una bòbila.

—I què és una bòbila, mama?

—És on es fabriquen els maons.

—I com és que ara és un col·le?

—Mmm! Això crec que t’ho explicarà millor el iaio. ¿Verdad que sí, yayo?

—¡Claro que sí! A ver por dónde empiezo… Ven y asómate a la ventana conmigo. ¡Mira!, ¿ves todos estos bloques de pisos?

—Sí, y también se ve mi cole con su chimenea.

—Pues muchos de los ladrillos con los que se construyeron estas viviendas salieron de esa chimenea.

—¡Hala! ¿Salieron volando?

Treballadors de la bòbila can Navarra (1949)
—¡Jajaja! ¡Nooo! La chimenea era del horno donde se cocían los ladrillos. El horno estaba encendido todos los días del año y trabajaban por turnos, día y noche. Había una familia que vivía allí y vigilaba que nunca se apagara el fuego. ¿Sabías que la chimenea original, que era redonda, la partió un rayo y después la reconstruyeron cuadrada?

—¡Jo, qué pasada! No tenía ni idea.

—Cuando nosotros vinimos del pueblo y llegamos a Badalona, estuvimos un tiempo viviendo en casa de un tío de tu abuela. ¡Dormíamos seis en una habitación! Hasta que por fin pudimos comprar este piso. La bòbila ya no funcionaba y los críos solían jugar en ese solar que ahora es tu cole.

—M’encantava jugar allà quan era nena. La terra era molt vermella de la pols dels maons i quan plovia es feien uns bassals gegants. Quines batalles de pirates ens imaginàvem! Les boles de fang eren la nostra munició i amb els palets construíem vaixells i castells.

—Jajaja! No t’imagino jugant a pirates, mama.

—Por aquel entonces, en el barrio faltaban aceras, no había alumbrado público y por la noche las calles estaban oscuras… 

—Recuerdo que un día fuimos en manifestación con velas encendidas y tú me animabas a gritar con los demás: ¡Queremos luz! ¡Queremos luz! ¡Queremos luz! 

—Entonces eras una mocosa muy vergonzosa, pero al final te animaste con tu vocecita de pito. Hicimos tres manifestaciones con velas aquí en Sant Mori. Eso fue a principios de 1975, y ese mismo año, conseguimos parar la construcción de más bloques en el solar que ahora es el parque del Gran Sol y el polideportivo de Llefià. ¡Tendrías que haber visto a la yaya sentada frente a las excavadoras!  Así, ellas paralizaban las obras mientras nosotros estábamos trabajando. Ganar para el barrio esos espacios públicos fue una gran victoria vecinal. 


Como te iba diciendo, fuimos muchos los inmigrantes que llegamos buscando un futuro mejor, pero nada más pensaban en seguir construyendo pisos, pisos y más pisos. Tampoco había suficientes escuelas públicas para tantos niños, y desde un principio reivindicamos la construcción del colegio en el solar de la vieja bòbila. El movimiento asociativo era fuerte en aquellos años, nos organizábamos y defendíamos nuestros derechos; una educación pública y gratuita para nuestros hijos. Tuvimos que luchar mucho para conseguir lo que tenemos, nada llovió del cielo.
Manifestació per l'escola pública. Badalona anys 70
Tu madre iba al colegio en el barracón que había en la Plaza de la Amistad. Pero se prendió fuego y trasladaron a los niños a los barracones que estaban en la calle Doctor Bassols, a la espera de la construcción de los colegios prometidos. De allí, después salieron varios colegios. 
La obra no se terminaba nunca y hartos de esperar, niños y profesorado con el apoyo de madres y padres, ocupamos la escuela. ¿Te acuerdas, hija?

—¡Cómo olvidarlo! Fue un día muy emocionante, teníamos muchas ganas de salir de la lata de sardinas que era nuestra aula y estrenar un colegio de verdad. 
“¡No, no, no nos moverán! De este nuestro cole, no nos moverán…” Cantábamos algunas desde las ventanas. ¡Menuda se armó! Los de las obras se echaron las manos a la cabeza al vernos llegar y ocupar las aulas de arriba, que eran las únicas que estaban acabadas. Después, estuvimos soportando el ruido de las obras hasta final de curso, pero nos sentíamos muy ilusionados y contentos con nuestro nuevo cole. 

—Si la memoria no me falla, lo ocupamos el siete de diciembre de 1984 y se inauguró oficialmente al año siguiente. Nevó e hizo muchísimo frío ese invierno. Fueron tiempos difíciles pero alegres; luchábamos, teníamos ganas, había esperanza.

Families del Josep Carner en lluita contra les retallades (2012)
—Y algunas todavía seguimos luchando papá… Aunque a veces sólo alcancemos a resistir. 

—Bueno… Con los años se fueron conquistando nuevos espacios y mejoras para la escuela. Aquella fuente, la biblioteca… ¡Mira! ¿Ves aquellos árboles de tu cole? Pues las semillas vinieron volando de los árboles que hay al lado de la rotonda del Che, justo donde está la pirámide de cuerdas que tanto te gusta trepar. Y germinaron los arbolitos junto a la vivienda del conserje. Él, los regó y cuidó, y cuando los jóvenes árboles tuvieron más o menos tu altura, los trasplantó y crecieron fuertes y sanos. 

—Van venir volant? Què fort!

—Sí, així va ser. Però com ha dit abans el iaio, ¡nada llueve del cielo!, i sense el treball del conserge, els arbres difícilment haguessin sobreviscut.

Pati de l'escola Josep Carner (2018)
—¡Así es! Sin la lucha de madres y padres, profesores y vecinos, el Josep Carner hoy no existiría. 

Wow! Quina història... Sabeu una cosa? M’encanta la meva escola amb la seva xemeneia!.


Miguel García
Un amic del barri



Queremos agradecer a las personas que nos han dedicado su tiempo y recuerdos para poder llevar a cabo este proyecto, y especialmente a la persona que ha sido capaz de plasmarlo en letras. Gracias Pedro Jesús (concejal de educación en los años 70), Villar (miembro de la primera junta del AMPA), Jesús Moreno (primer conserje) y Miguel García.


Cristina Acedo y Eva Ortiz

http://15mikel.blogspot.com/2018/06/josep-carner-del-ladrillo-al-libro_5.html

dijous, 12 d’abril de 2018

dijous, 1 de febrer de 2018

Decoració lavabos


El consell dels infants va proposar que els lavabos fossin decorats.
El grup mapimanitas va fer 
la decoració.     😉
Gràcies a tots els membres de l'equip!!!